Un día como hoy, moría Horacio Guarany, de trabajar en un burdel a conquistar París.

«La muerte es la cosa más hermosa que tiene la vida, pobrecita la muerte, todos la odian y gracias a ella la vida es hermosa, si la vida no se terminara nunca sería ridículo; llegaríamos a los 4.000 años y estaríamos podridos de todo…» Así hablaba de la muerte el cantautor, actor y folclorista argentino Horacio Guarany.

Eraclio Catalín Rodríguez Cereijo nació en la localidad de Las Garzas, en lo que se conoce como «el chaco santafesino», un 15 de mayo de 1925. Hijo de padre indígena y madre española, nacida en León. Aunque como le gustaba decir al músico, poeta, escritor y actor; «en realidad soy hijo del monte, La forestal y la naturaleza».

“Yo me crié de prestado” decía Guarany, el ante ultimo hijo de 14 hermanos.

Tenía 18 años cuando se fue a probar suerte a Buenos Aires. Había poco trabajo en aquellas tierras, con lo cual era lógico que, teniendo en cuenta su don para la guitarreada, fuera a intentar el estrellato. Vivió en una pensión de la Boca sobreviviendo con cuanta changa encontrara, mientras el peronismo estaba en todo su apogeo. Y Guarany, al notar el rol activo que las clases populares tomaban en la vida política, se volvió peronista.

Para cuando en 1955 llegó la Revolución Libertadora de Eduardo Lonardi y Pedro Eugenio Aramburu, la cosa cambió. Tras el derrocamiento de Juan Domingo Perón, el cantante se hizo comunista y se afilió al partido. En aquel entonces solía decir que pertenecía «al glorioso Partido Comunista», lo que le trajo alguna que otra complicación.

Las canciones de protesta, con una fuerte conciencia de clase, fruto de su origen humilde en el monte Chaqueño.

En 1972 filmó su primer largometraje Si se calla el cantor, con Olga Zubarry, sobre el triunfo de un cantante luego de malas experiencias.

En 1974, dirigido por el mismo director Enrique Dawi, filmó La vuelta de Martín Fierro, con Onofre Lovero, un relato de la vida de José Hernández y de su obra.

«Si se calla el cantor» un film de marcada tematica social, filmada en 1972, antes de su exilio.

Corría 1974, y la Triple A (la Alianza Anticomunista Argentina, el grupo parapolicial al mando de José López Rega) quería muerto a Guarany. Y al cantante le llegó el anuncio de que debía abandonar el país en 48 horas. Entonces llegó el primer exilio: la ruta con estadías fue Venezuela-México-España.

«A todos nos gusta París…pero no es fácil París, nada fácil» dijo el músico a su vuelta del exilio en la capital francesa donde compartió escenarios con grandes contantes latinoamericanos, incluso Nacha Guevara y Astor Piazzola agradecen su generosidad en tierras europeas.

Paso sus últimos anos en actividad, viviendo en su campo de Lujan, con presentaciones esporádicas con éxitos de ventas.

Fallecio un 13 de enero de 2017 muere a causa de un paro cardiorrespiratorio, a la edad de 91 años, en su casa de Luján. Sus restos fueron sepultados al día siguiente en el Jardín de Paz Oeste.

En 2013 recibe un premio del Congreso de la Nación Argentina y en 2014 recibe el Premio Konex a la trayectoria. «El folclore, como género, tiene y tuvo esa forma de alegría y nostalgia trenzada, una espada que conmueve lentamente a medida que se clava» dijo Horacio Guarany al recibir su Konex.

«Guitarrero y Pescador» un homenaje a los canoeros del Río Paraná.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *