Tan argentino como el mate; el Día del Amigo es un invento argentino

La idea del Día del Amigo surge de un argentino: Enrique Ernesto Febbraro, de Lomas de Zamora, fue el profesor, filósofo, odontólogo, periodista y locutor de radio que encabezó una cruzada internacional para homenajear a los amigos el día en que el hombre pisó la Luna.

Febbraro estimó que ese acontecimiento tan especial hermanaba a todos los hombres, más allá de sus ideologías o religión. Fue entonces que este doctor en Filosofía y también profesor de Historia, decidió ponerse en campaña para instalar la fecha como Día del Amigo.

“Viví el alunizaje del módulo como un gesto de amistad de la humanidad hacia el universo y al mismo tiempo me dije que un pueblo de amigos sería una nación imbatible. ¡Ya está, el 20 de julio es el día elegido!”, decía un fragmento de la carta. Hizo mil copias. Las envió a cien países. Las transcribió a siete idiomas.

A partir de ahí, comenzó a celebrarse en la Argentina cada 20 de julio el Día del Amigo. El festejo también se repite en España, Chile, Uruguay y Brasil.

Febbraro falleció el 4 de noviembre de 2008: había sido nominado al Premio Nobel de La Paz dos veces. Creía que la cantidad de amigos “debía poder señalarse por los dedos de la mano izquierda”: “Si usted tiene cinco amigos, ya dése por satisfecho porque ha conseguido la mayor joya»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *