Pesca ilegal; que son las «ciudades marítima» que usufructúan recursos nacionales

El cineasta y piloto Enrique Piñeyro, organizo un vuelo de observación en el que periodistas de diversos medios, fueron testigos de la depredación que hacen los buques pesqueros que provienen de Japón, Corea del Sur, España, pero principalmente de China, y no solamente capturan de manera ilegal las especies que más les convienen económicamente como la merluza negra, merluza común y calamar, sino que también utilizan técnicas nocivas para el ecosistema marítimo: el arrastre de profundidad y palangres.

“Lo que parece la luna, es la luna, y lo que parece la costa de Nueva York es la flota pesquera extranjera que depreda nuestros mares y que luego nos vende como producto importado lo que nos roban”, avisó Piñeyro en un tweet que tuvo casi 10 mil ‘me gusta’ y que muestra lo mismo que se ve desde el Boeing 787, de su propiedad.

Nadie priorizó preservar nuestros recursos y, sobretodo, el desastre ecológico que va a implicar esto. Cuando se agote, la consecuencia será permanente.

En cercanías del golfo San Jorge, frente a la provincia del Chubut, los pilotos sobrevolaron la flota a menos de dos mil metros de altura, se podía ver los buques pesqueros, buscar las mejores posiciones en el caladero de calamar, muchas veces metiéndose dentro del área de uso económico exclusivo de la Argentina.

¿Cómo es el modus operandi de estos piratas del siglo XXI? Nuestro país no solamente ocupa un espacio terrestre, sino que también se extiende a 200 millas el llamado Mar Argentino, donde se encuentra la Zona Económica Exclusiva (ZEE). ¿A partir de la milla 200,1? Aguas internacionales. Estos barcos se asoman hasta la milla 201 y, cuando los cardúmenes entran a aguas nacionales, ellos replican, arrastran la futura mercadería y vuelven a la 201. “Si te he visto, no me acuerdo”.

los buques pesqueros, de origen japones, espanoles pero sobre todo chinos, deben encender luces durante la noche, mientras permanecen meses enteros pescando en territoprio nacional, con técnicas nocivas para el ecosistema marítimo.

En el arrastre, ocurre el fenómeno de captura accidental: ahí quedan atrapados mamíferos marinos como delfines, tiburones, focas, y aves. A esto se le suma el arrastre de juveniles, lo que retrasa la posibilidad de recuperación de las especies y la intensidad de la pesca, puesto que estos barcos realizan una pesca indiscriminada sin respetar temporadas.

Argentina es uno de los países más ricos del mundo en cuanto a recursos marítimos: tenemos 15 mil kilómetros de costa; tenemos agua dulce, agua salada; lagos; y una variedad de peces que no tiene nadie. Ningún gobierno priorizó preservar nuestros recursos y, sobretodo, el desastre ecológico que va a implicar esto. Cuando se agote, la consecuencia será permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *