Foja cero con la Ciclovía.

La sesión de ayer jueves, del Concejo Municipal, era muy esperada por toda la ciudad ya que el proyecto (sin sustento técnico, ni económico) de la construcción de una ciclovía que atraviesa la icónica Avenida de los Colonizadores, se convirtió en tema de Estado para toda la ciudad de Esperanza.

La presión social es evidente; carta abierta, firmada por 90 vecinos, dirigida al Parlamento Municipal. También se recibió una nota de APCE (Asociación de Profesionales de la Construcción de Esperanza) sumado a discusiones en redes sociales y un silencio oficial, dejaron en evidencia que el vecino de Esperanza esta dispuesto a cuidar el patrimonio cultural de una ciudad que no olvida valores, y es vigía de su cultura. Tal vez, mucho mas de lo que, esta gestión, de la Señora Intendenta Meiners, lo hace.

Y esto es realmente grave, ya que fue elegida para velar por los intereses sociales, culturales y artísticos de esta comunidad. Aunque esto parece no importarle demasiado.

A foja cero y con justa razón.

Como era de esperarse, el proyecto no fue aprobado. Al menos no sera debatido sin un estudio serio que contemple el impacto económico, ambiental, de movilidad, hídrico y sobre todo cultural, al que sera sometida la Avenida, al construirse una ciclovía.

Muller; «el proyecto vino a conocimiento, sin los fundamentos necesarios para una correcta evaluación».

El concejal Rodrigo Muller, manifestó que el proyecto vino a conocimiento, sin los fundamentos necesarios para una correcta evaluación. Carece de informes ambientales, de movilidad y de los fundamentos técnicos necesarios para evaluar correctamente dicho proyecto.
Cabe aclarar que en virtud de la Ordenanza 3101, para cualquier intervención en la vía publica se debe contar con la aprobación a través de una ordenanza municipal del Concejo Municipal.

Al leer estos pedidos, podríamos suponer que nunca hubo un estudio serio y responsable de nada. Se necesitan muchos informes para llevar adelante una obra de esta magnitud, que imaginamos, se decidió hacer de forma venturosa sin medir consecuencias, aun a costo de cometer errores similares al de Plaza San Martin (hídrico) y la quita de arboles de la ciudad (Ley del Árbol).

Razón por la cual, los ediles, unánimes, decidieron devolver la nota presentada por Ana Meiners, solicitando la redacción contundente que merece un proyecto semejante. Además, la oposición pidió incorporarle los requerimientos técnicos de cualquier proyecto integral y la necesidad de saber cómo solventará la iniciativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *